Orgullosa derechita cobarde

La verdad que cada día me sorprendo más con estos nuevos partidos que surgen para canalizar el, a veces, más que normal descontento de los votantes con los partidos tradicionales. Quizás  se haya perdido esa conexión con la realidad y los nuevos chicos del barrio hayan sabido llegar mejor a sus inquietudes, pero los que somos derechita cobarde, en palabras de ese Mesías con barbita  y caballo, está claro que tenemos más que aportar que esos John Wayne venidos a más.

Ser derechita cobarde para el señor de VOX es aplicar la Ley, respetar la Constitución y a las personas. Es respetar al que piensa distinto para poder elegir desde una posición de igualdad lo mismo para mí. No necesitamos un anuncio propio de las pelis de las sobremesa de 13TV para trasmitir nuestro mensaje, y lo más importante, nuestras medidas para mejorar España. Tenemos la experiencia de nuestro lado y, lo más importante, un curriculum más amplio que las dos líneas que ocupa el de Abascal.

El concepto “derechita cobarde”, repetido igual que Coca Cola en su día con el “Sensación de vivir”, dura lo que se tarda en entrar en Google y comprobar que todas las afirmaciones del señor Abascal son mentira, inexactas o auténticas estupideces. Cojamos las estadísticas sobre denuncias falsas en Violencia de Genero o las ventajas de tener una escopeta bajo la cama, y vemos como ninguna aguanta un mínimo escrutinio racional ni se escapa de formar parte del argumento de una tira cómica. Read more