Gracias a los españoles

Gracias a los españoles, el Partido Popular ha sido el más votado, con diferencia, en las elecciones del pasado fin de semana. Tanto en Cangas del Narcea, como en Asturias y en España, hemos aumentado la ventaja, solo, única y exclusivamente, porque los españoles han metido la papeleta con nuestro nombre en la urna.

Gracias al libre albedrío de cada uno de nuestros casi ocho millones de votantes, hemos pasado de los 123 escaños de 2015 a los 137 de este 2016. Ha sido gracias al deseo de estabilidad de los españoles, que Mariano Rajoy aumentó en catorce diputados su representatividad en las cortes, como ha sido deseo del cuerpo electoral patrio, que todos los demás la pierdan. No hay buena obra sin recompensa, ni mala sin castigo. Read more

Elegido por una mayoría

El Partido Popular, una vez más según las encuestas, es el partido elegido por más españoles frente a los últimos experimentos comunistas, a las lágrimas de Sánchez y a los vetos de Rivera. El Partido Popular saca más votos porque habla de la gente y de sus problemas. Presenta soluciones al Paro, corrupción, Pensiones, Educación, refugiados y unidad de España. El Partido Popular no se sube a un atril a llorar porque me votaste no; ni a ofrecer salarios maravillosos y contratos para todo el mundo y la luna si hiciera falta; ni mucho menos se sube a un púlpito a mirarse el ombligo, regodearse diciéndose a sí mismo, y en voz alta alguna vez, “Soy Adolfo Suarez, soy Adolfo Suarez”, para luego traicionar tan insigne figura negando al ganador de las elecciones su derecho a formar gobierno. El candidato socialista del “cambio” se estrella, y algunos como el señor Rivera, se empeñan en servir de airbag.

Mariano Rajoy Brey es el preferido por una mayoría que supera con creces a los que quieren ver como Presidente a Pablo Iglesias, Sánchez o Rivera. Si estos tres candidatos perdedores escucharan lo que grita España, ni hubiéramos llegado hasta aquí ni tendríamos que oír como algunos siguen queriendo cambiar en los despachos lo elegido por los ciudadanos en las urnas. El veto de Ciudadanos, es un claro ejemplo de poca humildad, falta de respeto hacia los españoles, y claro indicador de la existencia de un pacto oculto para hacer presidente (o intentarlo al menos), nuevamente, a un perdedor que ha llevado al PSOE a ser la tercera fuerza de este país. Read more