Saltar al contenido

Autor: Manuel Menéndez

Nacido el 5 de julio de 1977, en la actualidad soy Asesor Jurídico en Educación, Deportes y Salud Pública en el Ayuntamiento de Oviedo, y opositor a Funcionario de la Administración Local con Habilitación de Carácter Nacional, categorías Secretaría de Entrada y Secretaría - Intervención.

La política de la paguina.

 

 

La política de la “paguina” y el subsidio está demostrado que, más allá de mejorar la calidad de vida de los que lo perciben, no sirve absolutamente para nada si lo que pretendes es que el país prospere. Si lo que buscas es afianzarte en el poder, aunque sea sobre un país empobrecido, entonces el camino es correcto.

Tiberio, segundo emperador romano, dijo una vez: “A las ovejas hay que esquilarlas, no despellejarlas”. La frase es muy oportuna ya que se utilizó para hacer ver que, si acabas con los que pagan impuestos, no obtendrás mucho. A él le dio buenos resultados.

Deben irse

Por lo visto nos toca estar encerrados hasta mediados de mayo, y con madrileños, vascos y de otras comunidades (aunque no todos y ni siquiera la mayoría) escapando de madrugada, como desvela El País, para poner en peligro a los demás. Todo muy solidario, pero no deja de ser el fiel reflejo de un país que tiene como Presidente a Pedro Sánchez, de vicepresidente a Iglesias, y a una oposición que tampoco está a la altura. Con Sánchez, y su vocación dialogante que no se la cree ni él, Iglesias intentando aprovecharse para poner en práctica sus políticas populistas que le acerquen, aun más, al poder, y sembrando odio junto con VOX; y el PP, con los peores dirigentes en 40 años, a España le esperan momentos duros. No cabe duda que necesitaremos de todos, menos de Iglesias y Sánchez. Ellos deben irse.

Nadie podía hacer suponer a 1 de marzo lo que nos venía encima, aunque pagamos un Gobierno y expertos para ello pero, igual que no le sirve de excusa a este Gobierno, no puede servir para justificar a los votantes. Tenemos que reflexionar. A los políticos los votamos, no salen por generación espontánea, y hoy empezamos a darnos cuenta que, votar según que cosas y solo porque no ganen otros, en lugar de colocar a los mejores, sirve para encumbrar a los que asustan más. Con la peor clase política de nuestra historia para hacer frente a la peor crisis sanitaria, y no sé si económica, de los últimos 100 años ¿Qué podía salir mal?

Pufista

Hay cosas que no por comunes, a nadie decente debería dejar de sorprender, y una de ellas es la capacidad de para la mentira de algunos. Por mucho que tengamos un alcalde mentiroso y pufista no deberíamos dejar de sorprendernos, por su capacidad para decirle a la gente que las cosas son distintas de como realmente son. Si el alcalde es un moroso profesional, y además tienes los papeles que lo demuestran, se dice, y si te llaman extremista, como acaba de suceder, pues se mantiene y además se le contesta.

Somos extremistas para el alcalde porque es el nuevo eslogan del PSOE para todo el que discrepa. El nuevo argumentario ideado por personajes como Lastra o Barbón solo contempla descalificar a los que te pintan la cara. Si pagaran no seríamos “extremistas”, claro que tampoco ellos serían dignos herederos del socialismo de toda la vida que gasta mucho en el convencimiento de que otros tontos pagarán.

Cambien el nombre al PSOE

Este PSOE es el de la vergüenza y el deshonor y no merece seguir llamándose así. Hoy, al aplaudir a Bildu tras meterse con el Rey y el Poder Judicial que persiguió terroristas, se han colocado en la misma cloaca que los amigos de estos. Al aplaudir a los que no hace mucho financiaban a los pistoleros que mataban a sus compañeros, han tocado fondo y se colocan fuera de los partidos que están dispuestos a defender la Constitución. Cambien el nombre al PSOE pues este no es aquel partido que negocio reconstruir un país roto por cuarenta años de dictadura.

Pedro Sánchez hace bueno a Fernando VII, monarca que voló el régimen Constitucional de 1812, porque al menos el Borbón menos dotado de cuantos ha dado nuestra historia, lo hizo de frente y no de espaldas a España. Tendremos Gobierno, pero uno que dará mucho asco.

Es una pena que no haya un solo socialista decente y con dignidad que anteponga los intereses del país a los de su mezquino líder. Esto que la ignorante de Adriana Lastra dice que es alentar un tamayazo, no es más que la petición desesperada que evite que el país caiga en manos de quien lo quiere destruir. Buscamos un Diputado con dignidad entre 120 que, hasta ahora, han demostrado no tenerla.

Cargando…