Saltar al contenido

La política de la paguina.

 

 

La política de la “paguina” y el subsidio está demostrado que, más allá de mejorar la calidad de vida de los que lo perciben, no sirve absolutamente para nada si lo que pretendes es que el país prospere. Si lo que buscas es afianzarte en el poder, aunque sea sobre un país empobrecido, entonces el camino es correcto.

Tiberio, segundo emperador romano, dijo una vez: “A las ovejas hay que esquilarlas, no despellejarlas”. La frase es muy oportuna ya que se utilizó para hacer ver que, si acabas con los que pagan impuestos, no obtendrás mucho. A él le dio buenos resultados.

Octavio Augusto, además de ser el primer emperador romano, era un gastizo. Se dedicó a construir templos y organizar fiestas de tal forma que, cuando llegó Tiberio, no había un sestercio que llevarse a la boca.  Entre las medidas de ajuste que se vio obligado a tomar estuvo limitar los gastos en juegos y espectáculos y en muebles de lujo, entre otras más exóticas como prohibir adquirir a los magistrados una mujer por sorteo, y luego repudiarla. Tanto se esforzó por contener el gasto que los que recaudaban impuestos se emplearon con celo, y Tiberio no lo consintió dejando esa lección básica de Derecho Tributario.

Nuestro Emperador favorito dejó aquellas arcas que encontró vacías, llenas con 3.000.000.000.000 de sestercios. Y no, no me equivoqué con los ceros.

Viene todo esto a cuento del Ingreso Mínimo Vital. Hoy no se construyen templos que dejan las arcas vacías ni se organizan espectáculos de gladiadores, hoy al pueblo se le contenta repartiendo subsidios.

El Ingreso Mínimo Vital (IMV) consiste en que el Estado, a los hogares que ganen menos de una cifra, va a dar 500 €, mas 250 € por cada adulto sin ingresos, y 100 € más por hijo. En el caso de discapacidad superior al 33%,  las cantidades serán 600 € y 120 € en el caso de niños.

Posibles ejemplos, con los datos que se tienen, que tampoco es que sean muchos:

* Los hogares monoparentales por hijo recibirán 150 €

Si a estas alturas, desde el Gobierno  calculan que habrá un millón de hogares, arriba y abajo, con derecho a ella, el coste al año nos sale, simplificando los cálculos, 6.000 millones de eurillos.

Ahora bien, hay un coste que no viene de multiplicar 500 por 12, y es dónde reside el auténtico drama, porque el dinero, llegado el momento, se podrá cortar y retirar aunque cueste, te insulten y te llamen de todo, y es esa generación perdida entre los cojines del sofá del que no se levantan.

Siendo claros, un país no puede permitirse regalar el dinero por el simple hecho de existir, ni siquiera cuando hay necesidad. Al contrario, lo que debe hacer es invertir en que se lo puedan ganar ¿Dónde quedó aquel aserto de no dar peces sino una caña? ¿En qué momento nos hemos olvidado que, las ayudas directas, en lugar de solucionar la pobreza la enquistan?

En los países dónde se instauró la Renta mínima (no es lo mismo pero sí el efecto en la economía) descubrieron que quien la cobra está menos motivado para buscar empleo.

Quien gana 750 € sin trabajar, no va a hacerlo por 900 €. Eso que encarece la mano de obra sabemos (si no va siendo hora de aprenderlo de una maldita vez) que, para lo único que sirve es para retrasar la reducción del desempleo cuando no, directamente para incrementarlo. Es un hecho que encarecer el empleo aumenta el paro, no lo baja.

Cuando la factura de 6.000 millones sea de 18.000 porque, dónde antes había un millón ahora hay 3, igual empezamos a echarnos las manos a la cabeza y empezamos a hablar de que, en este país, solo se mantiene  vagos y otras lindezas que seguro hemos oído  de gente que luego, sorprendentemente, vota a los mismos que llevan al BOE el derecho a rascarse la bolsa escrotal.

En cuanto a la financiación, decir lo obvio. Es un despilfarro que pagaremos caro y que es inasumible a medio largo plazo, tanto si se financia vía impuestos, como si se va primero a deuda, y luego exprimiendo nuestra cartera para devolverlo.

Un país con un déficit calculado por el FMI del 9.5 % del PIB (misma cifra que había en 2011 cuando no nos prestaba dinero ni Cofidis) no puede mantener ese gasto, y menos, con la estupidez de recurrir a deuda pública para ello. Si que lo paguemos con impuestos los ciudadanos que madrugamos es injusto, obligar a pagarlo a nuestros hijos es sencillamente inmoral.

Si la idea es sufragarlo endeudando a una Seguridad Social ya quebrada con solo pagar las pensiones de los que trabajaron, y no con ingresos corrientes, el despilfarro es aún mayor.

Por poner un ejemplo. Si yo hoy compro deuda pública, obligaciones a 10 años, por un importe de 6.000 millones de euros, el Estado en ese tiempo me abonará de intereses más de 300.000.000 €. Y luego por supuesto el capital.

 

Y eso solo con un año de IMV. En una década ¿Cuánto pagaremos de intereses? ¿Y si suben los tipos?

Al final, incluso lo financiado con deuda acabará siendo devuelto con impuestos, por lo que no nos libraríamos de subidas. Un negocio redondo.

La idea del Gobierno progresista es no solo obligar a las generaciones futuras a pagar nuestros gastos de hoy, sino que además se hace teniendo pruebas empíricas de que no funciona.

Se probó en Finlandia y Canadá, por citar dos, y descubrieron que desincentivaba la búsqueda de empleo, eso sí, no todo va a ser negativo. También comprobaron que la gente que la cobraba tenía mejor calidad de vida y menos estrés. Nos han jodio, madrugar es malo para la piel.

Pero no solo tenemos experiencia fuera de España, aquí, bien cerca, tenemos el Salario Social Básico, ejemplo de subsidio que no crea empleo.

En Asturias, desde 2006 existe el SSB y todos los años se cuestiona su eficacia para luchar contra la pobreza. Este recurso que lejos de menguar, solo crece, se está relevando como una herramienta inútil para acabar con la pobreza. Da igual si la economía va bien, mal o regular que siempre entran más personas que salen, y la curva, palabra hoy tan de moda, en esto nunca aplana.

Fuente la Voz de Asturias 

 

En el último año, y a pesar de ser el número más bajo de nuevas solicitudes, se han presentado 3568 que, desde luego, no compensa las bajas. En el artículo de la Voz de Asturias, muy favorable al SSB, tampoco tienen en cuenta que la región está perdiendo población, envejeciendo, y que empleo no se crea.

Los que destacan los efectos beneficios de vivir como soñaría Luis Aguilé, se olvidan de preguntar a quien madruga a las 6 de la mañana, trabaja por 1000 € porque tiene familia que mantener, mientras paga para que otros ganen la mitad que él. A ese trabajador o autónomo, su madrugón y 8 horas de trabajo solo valen 500 €. Lo mismo que los ronquidos de los subsidiados.

Si queremos que la población tenga condiciones de vida dignas y adecuadas, lo mejor es que la economía las genere. No conozco, básicamente porque no existe, un solo país comunista que haya mejorado la vida a la gente. No conozco un solo país dónde, premiando a vagos, se vaya adelante y, por supuesto, no conozco un solo país dónde quitando el dinero al que se esfuerza para dárselo al que se le hace cuesta arriba hasta pensar en levantarse de la cama, haya progresado, no solo social, sino económicamente. De los otros conocemos todos varios.

Como conclusión, si queremos Lana, mejor seguir teniendo Ovejas y menos panem et circenses.

 

 

 

Publicado enPolítica

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…