Saltar al contenido

Deben irse

Por lo visto nos toca estar encerrados hasta mediados de mayo, y con madrileños, vascos y de otras comunidades (aunque no todos y ni siquiera la mayoría) escapando de madrugada, como desvela El País, para poner en peligro a los demás. Todo muy solidario, pero no deja de ser el fiel reflejo de un país que tiene como Presidente a Pedro Sánchez, de vicepresidente a Iglesias, y a una oposición que tampoco está a la altura. Con Sánchez, y su vocación dialogante que no se la cree ni él, Iglesias intentando aprovecharse para poner en práctica sus políticas populistas que le acerquen, aun más, al poder, y sembrando odio junto con VOX; y el PP, con los peores dirigentes en 40 años, a España le esperan momentos duros. No cabe duda que necesitaremos de todos, menos de Iglesias y Sánchez. Ellos deben irse.

Nadie podía hacer suponer a 1 de marzo lo que nos venía encima, aunque pagamos un Gobierno y expertos para ello pero, igual que no le sirve de excusa a este Gobierno, no puede servir para justificar a los votantes. Tenemos que reflexionar. A los políticos los votamos, no salen por generación espontánea, y hoy empezamos a darnos cuenta que, votar según que cosas y solo porque no ganen otros, en lugar de colocar a los mejores, sirve para encumbrar a los que asustan más. Con la peor clase política de nuestra historia para hacer frente a la peor crisis sanitaria, y no sé si económica, de los últimos 100 años ¿Qué podía salir mal?

Y es que no nos podemos permitir el lujo de creer a Sánchez más. Nos jugamos nuestra salud y nuestro futuro, y por ello, no podemos empeñar esto último en un Presidente mentiroso, inútil, mala persona y que solo tiene entre ceja y ceja el poder. No puede ser que tras haber demostrado ser incompetente como no hay dos, siga siendo a quien le corresponda tirar del carro. La salida serán elecciones, pero tampoco podemos convocarlas en cuanto levantemos el estado de alarma. Se necesita reflexión y desinfectarnos de este PSOE que recuerda al de sus peores épocas.

Sánchez debería dimitir. No le queda otra y ni pactos ni gaitas deben evitar que se le obligue asumir su responsabilidad por su negligencia. Los pactos serán necesarios, pero no pueden servir como el salvavidas de un Presidente criminal y sin escrúpulos que ha antepuesto todo, desde la vida de 15000 conciudadanos hasta el empleo de 20 millones, a su campaña electoral permanente. En política, dijeron, la responsabilidad se conjuga dimitiendo. Si por un perro y una enferma, tenían que dimitir ministros populares ¿Qué tendrán que hacer ellos por los 15.000 muertos y los 150.000 (hasta el momento) contagiados?

Este Gobierno debe, cuando acabe la crisis y el periodo de alarma, desparecer y que sean otros los que intenten sacarnos del pozo en el que un Gobierno de coalición comunista, sectario y criminal, nos ha metido.

Al resto de partidos, excepto PODEMOS y VOX, que solo les pido su desaparición, por el bien de la sociedad les exijo lealtad y cabeza. Lealtad para anteponer los españoles al sillón azul del Gobierno, y cabeza para adoptar las medidas necesarias (no las cosméticas) que nos permitan salir de esta lo mejor posible y cuanto antes. Para algunos será mucho pedir.

Publicado enNacionalPolítica

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…