El señor alcalde de Cangas del Narcea, al cumplirse 100 días de su toma de posesión con el peor resultado del PSOE en la historia de esta formación en el concejo, parece que ha decidido gobernar sobre mentiras más que trabajar por poder ofrecer algo de cosecha propia. Entendemos que cuando no tenemos un alcalde con dedicación plena al concejo, y nos conformamos con uno a tiempo parcial, no podemos pedir que las cosas se hagan tan bien y tan rápido como sería deseable, pero si podemos exigir que ese 80% que nos dedica, no lo malgaste en crear sus ficciones. Como estoy casi convencido de que no será la última vez que nos veamos en este lío de tener que denunciar las falsedades del regidor, me cubro las espaldas con el título y pongo Parte I. Fijo que tendremos parte II, III y siguientes.

El señor alcalde miente como un bellaco y falsea la realidad porque esta es cruel con él. Lo único cierto de estos 100 días, es que vive de la ley de la inercia que ya formulara Newton y que dice que todo cuerpo en movimiento tiende a seguir en movimiento. Vive el señor alcalde socialista del esfuerzo realizado por los anteriores, y de la victoria que el PP obtuvo por incomparecencia del PSOE al Pleno Municipal donde se votaban los presupuestos, y que hizo posible, por fortuna para los vecinos, tener dinero para invertir, así como para pagar lo que se debía por la prepotencia Cuervo e ineficacia de Martínez. De haberse salido con la suya al oponerse sin siquiera presentar alternativas, ni se hubieran pagado las expropiaciones ni hubiera tenido el dinero para pagar las obras de las que ahora se pavonea.

Pierre Nodoyuna
Pierre Nodoyuna

Ante su parroquia, se presenta como el sumo hacedor de las obras públicas, el artífice de la mejoría del concejo, pero no pasa de ser en realidad el “Pierre Nodoyuna” municipal, que durante cuatro años ha estado una y otra vez haciendo trampas para intentar frenar el trabajo del anterior equipo de gobierno. Se empeñó en que no nos moviéramos y ahora que llegamos a destino se vende como el motor del éxito.

Se ha intentado aprovechar de todas las obras realizadas por Jose Luis Fontaniella, y ha intentado cargar al Partido Popular tanto sus carencias en materia de planificación, como las acciones que ha llevado a cabo para tener contentos a sus jefes de la dirección regional. También intenta cargarnos las culpas por el reparto sectario de fondos públicos, para contentar a una parte del concejo en perjuicio de una mayoría, la suya, que es bastante escasa dicho sea de paso.

Sus carencias se contemplan en cómo es incapaz en 80 días hacer obras que llevarían 30 el acabar, o como por su sectarismo y rencor (aquí debemos sumar el de sus compañeros de Izquierda Unida en el gobierno municipal) realiza obras con planificación de dos meses mientras paraliza las que se harían en uno. Es falso que se pierdan 200.000 € porque no se haya planificado, se pierden porque el nuevo alcalde es incapaz de acabar el trabajo empezado y prefiere barrer para sus amigos. Él ya avisó que no iba a gobernar para todos, sino solo para una “mayoría”. Estábamos avisados.

Es servil hasta la médula y mentiroso hasta límites desconocidos cuando afirma, y defiende, que con 20.000 € de inversión (obligada dicho sea de paso por el estado) el Hospital está listo para 10 años. Miente en sus redes sociales cuando afirma que tenemos quirófanos nuevos, y miente una vez más, cuando todo se le viene abajo, para salir de ese embrollo diciendo que se le ha entendido mal. La realidad es, como ya denunciamos desde el Partido Popular, que mientras en otros hospitales invierten en equipos nuevos (un millón ha costado el nuevo equipo de resonancia magnética del Hospital san Agustín), en el nuestro nos cambian bombillas y nos dan una mano de pintura.

Miente por no dar la cara ante la gente y asumir la consecuencia de sus acciones. La única explicación que tenemos después de mandar quitar el cartel del Centro de Salud  por sectarismo y miedo a que le riñan, es que este estaba estropeado.

Ha mentido sobre la deuda al afirmar que se ha incrementado, cuando la realidad es que de más de 10 millones en 2011, se ha pasado a poco más de 6 en 2014, y que si ustedes no lo remedian tocando algo sin saber, será de poco más de 5,5 millones en 2015. Si usted no sabe de números, al menos no tenga el atrevimiento de falsearlos.

Por último, y lo que es más insultante, cuando reúna a su parroquia para ensalzar sus logros inexistentes, no tenga también la osadía de mentirles a ellos como hace con el conjunto de los cangueses. Sea sincero con alguien por una vez, porque esa gente que está en su partido es mayormente leal a unas siglas pero sinceros en su mayor parte. Tan seguro estoy que los hay que no padecen su síndrome de mentiroso compulsivo, como que hay gente que va con la verdad por delante, y por confiar en usted, mentirán por desconocimiento a sus amigos y parientes ensalzando sus inexistentes virtudes.

Dígales a la cara a sus afiliados la verdad. Cuente que la única modificación de presupuestos que ha habido o va tener que haber, es la que va a tener que hacer para poder pagar sus sueldos. Según el interventor municipal, la partida destinada a retribuciones no llega a para pagar su ambición, y hay que incrementarla en más de 25.000 €. No me extraña  que diga que están mal hechos, no sirven para permitir que incompetentes cobren como si hicieran algo bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *