Para ser candidato del PSOE, se requiere, al igual que en muchas ofertas laborales sucede con el inglés, mentir con fluidez, que te salga natural. También tener un estómago a prueba de bombas, porque muchas veces se requiere mancharse las manos para manipular a la opinión pública y que no te den nauseas. En eso es en lo que últimamente andan ocupados los socialistas de media España. Desde Ferraz hasta Valencia, buscan rentabilizar el dolor ajeno.

Contra la violencia de género sobran las palabras, y se requieren hechos. Se necesita más acción y menos discursos buenistas, porque con frases ingeniosas no se evitan muertes ni que auténticos cobardes, como el reciente asesino de Cuenca u otros muchos más silenciosos, sigan imponiendo su ley. Esa gente no entiende de congresos organizados con expertos internacionales, que con dietas pagadas debaten durante cuatro días, ni de folletos a cuatro colores. Solo entienden de cárcel.

El último ejemplo del gusto por el sensacionalismo del PSOE,  son las declaraciones de su responsable de igualdad y Consejera de Sanidad de la Comunitat Valenciana, la señora Carmen Montón, que en un alarde de genialidad dialéctica (o eso se cree ella), se le ocurre decir que el gobierno de Rajoy es peligroso para las mujeres (en clara utilización partidista del verano sangriento que estamos viviendo), olvidando que si el gobierno de Mariano, que aumenta la inversión y refuerza el Código Penal para perseguir delitos machistas y contra las mujeres, es peligroso, más lo debió ser el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El socialista haciendo uso de su prerrogativa de gracia, concedió 16 indultos (por ninguno el PP) a condenados por violencia de género ¿Qué pensarán las 16 víctimas que tuvieron el valor de denunciar a sus agresores sobre que Zapatero los exculpara por vía de Real Decreto?

Entiendo también, que la socialista no irá a ver al ex Presidente del PSOE vasco, el señor Eguiguren, condenado por maltrato, y que siguió en el cargo hasta que el quiso, porque nadie en el socialismo español tuvo los arrestos necesarios de mandarlo a su santa casa.

campana_forges1Contra la violencia machista no se lucha con declaraciones en prensa, ni con manifestaciones políticas que solo pretenden atacar al de enfrente, sino con la ley, la justicia y medidas concretas. Mientras los socialistas fingen interés por las mujeres y sus penurias, votaron en contra del nuevo Código Penal (según ellos mismos por ser innecesaria la reforma), que entre otras cosas como la prisión permanente revisable, trae hasta 6 medidas para facilitar la acción de la justicia contra los canallas y los cobardes. Destacan como hechos concretos contra la violencia de género:

  • Se crea el delito leve de injurias en sustitución de la falta que se eliminan , que en el caso de violencia de género, no es necesario denuncia sino que puede ser perseguido de oficio.
  • Se incorpora el punto 3 al artículo 468 para sancionar a quien manipule los dispositivos técnicos de control o no los lleve consigo.
  • Se crea el delito de acoso aquellas conductas reiteradas y que alteran gravemente el desarrollo de la vida cotidiana, pero que no llegan a ser ni delito de amenazas ni de coacciones. Nuevamente en violencia de Género no es necesaria denuncia pudiendo ser perseguida de oficio.
  • Se incorpora el género como agravante por discriminación, al artículo 22, con la salvedad de que sea en sí mismo delito o parte esencial de uno. (art. 67)
  • Se impone que la multa, para no perjudicar al cónyuge, se aplique solo si no hay relación económica entre ambos.
  • Se amplían los supuestos de la libertad vigilada, pudiendo imponerse en los delitos de lesiones y malos tratos, cuando la víctima lo sea por violencia de género.

Esto en lo judicial, porque en lo económico la diferencia es brutal. No solo mienten  desde el PSOE con las cifras de muertas, engordándolas a pesar de estar por debajo de las que había bajo gobiernos socialistas, sino que cuentan como fondos destinados a las mujeres, los bolos que la ministra Aido (la creadora del hit miembros y “miembras”) se pegaba por medio mundo.

Está claro que, nuevamente, mientras unos dicen que van a hacer, otros lo están haciendo con oposición y sin ayuda. Podían hacer campaña sobre ideas no sobre muertas y asesinadas, pero para ello se requiere tener más dignidad y querer solucionar los problemas, no mantenerlos para poder recurrir a ellos cuando queramos arañar cuatro votos. Para ganarse el derecho a representarnos, hay que ser más responsable y menos miserable.

016-telefono-maltratadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *