Gutierrez_VictorinoEl último ERE de Victorino Alonso en UMINSA a partir de junio, anunciado ayer, es otra forma de echar un cable al gobierno del PSOE, y a sí mismo, en su intento de seguir con la política de chantaje a la que nos tiene tan acostumbrados.

Sorprende leer y oír a sindicatos que se suponen deben defender a los trabajadores, justificando una decisión empresarial que supone mandar a gente a sus casas, con un futuro incierto, sin siquiera negociar con la empresa una medida alternativa. UGT ha perdido el tiempo que debería emplear en buscar una alternativa al ERE, en preparar el programa socialista para la minería.

UGT entra en campaña de las autonómicas y locales,una semana antes de que oficialmente se abra el periodo electoral, y lo hace, defendiendo a Victorino Alonso. Parece que para el sindicato lo importante es atacar al gobierno más que defender a los trabajadores afiliados.

La culpa del ERE de Uminsa es de Victorino Alonso que intenta el enésimo chantaje poniendo a los trabajadores como escudos humanos. Resulta lamentable que ante semejante vileza, algo a lo que por otra parte nos tiene acostumbrados el empresario, el sindicato busque un enemigo distinto. Victorino Alonso ha sacado siempre del PSOE lo que ha querido, no es de extrañar, que lo que siempre le ha funcionado sea lo que sigue utilizando.

Que necesitamos un plan de suministro mejor es más que evidente, como así lo denunciaron conjuntamente Sindicatos, Principado y Alcaldes del suroccidente, entre los que se encontraba José Luis Fontaniella, el pasado lunes en Cangas del Narcea; pero lo que no deja de ser una realidad, y es que Soria y el ministerio deben cambiar su política hacia las comarcas mineras, no puede ser empleado por el sindicato del PSOE para hacer campaña. Los afiliados pagan las cuotas a UGT para soluciones  a sus problemas, no para subvencionar las campañas electorales de los socialistas. Es algo que a UGT se le olvida con demasiada frecuencia como para que sea casualidad.

Que el PSOE esté en campaña es lógico porque faltan pocos días para el inicio de las autonómicas en las que espero, podamos jubilar a Javier Fernández y su camarilla, y su necesidad de tapar sus miserias les empuja a tener que trabajar a tres turnos vendiendo humo.

El señor Gutiérrez miente al decir que no se apoya el carbón, porque si algo ha hecho y seguirá haciendo el Partido Popular de Cangas del Narcea, no me cabe la menor duda, es apoyar lo que es la principal fuente de riqueza y lo que da de comer a un gran número de nuestros vecinos. Tenemos que apoyarlo porque las distintas administraciones socialistas que han gobernado Asturias y que han gobernado Cangas del Narcea, hasta la llegada del actual equipo de gobierno, no han buscado ningún yacimiento nuevo de empleo y nos dejan entre la espada y la pared.

El PSOE ignora intencionadamente su propia historia, porque les da vergüenza que alguien pueda recordar, que el mayor enemigo del carbón fue Zapatero.

Un gobierno socialista del que ayer en Onda Cero el señor Gutiérrez se mostraba orgulloso, fue el mismo que puso como fin del decreto de suministro 2014 y el mismo que puso como fecha de entierro del carbón 2018.

 

Fue el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero quien ocho años antes, en 2010, dijo, no solo que había que cerrar las minas no rentables antes de esa fecha de 2018, sino que las empresas que hubieran recibido ayudas deberán devolverlas si querían seguir abiertas.

El ministro Miguel Sebastián planteó el cierre de minas sin fondos mineros, y los sindicatos, siempre tan flexibles y palmeros con unos gobiernos, cuando interesa, ofrecieron callar y que fuera el PP quien se comiera los problemas. Hoy de esos problemas sin solucionar y  de esas negociaciones a la baja por falta de peso político en Europa, tenemos una fecha anticipada de defunción. No pueden ahora quienes llevan a la comarca a la liquidación por cierre, venir a darnos lecciones de ningún tipo, como mucho deberían pedir disculpas.

Defender el carbón, como exige el señor Gutiérrez y el PSOE, es ir a Madrid y codo a codo con los vecinos mineros, exigir a un ministro de tú mismo partido que cambie su política porque es nefasta para el municipio que diriges. Algo que hizo Fontaniella y no así José Víctor, al que no se le vio por la capital de España; defender el carbón no es volverse mudos de repente, como hizo el PSOE asturiano, y lo que es más grave, también el local, cuando Zapatero y Sebastián nos dejaban en la estacada.

Las únicas lecciones que puede dar el socialismo asturiano y cangués, es como callar cuando quien manda habla, nos pueden enseñar como ser dócil pero no como defender nada porque nunca lo han hecho. Nunca han hecho nada que no fuera utilizar a los mineros en sus campañas, aunque sea con maniobras, metiendo miedo e ideas falsas. Lástima que en 2010 no fueran tan guerreros como son ahora con quien no tiene la culpa, ni hubieran sido tan dóciles con aquel gobierno central como lo son ahora con Victorino Alonso. Nos hubiera ido mucho mejor a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *