fontaniella_bañezHace unos meses, en la Convención Nacional del PP, nuestro alcalde tuvo el honor de intervenir ante una nutrida representación del partido entre los que se encontraba la ministra de empleo Fátima Báñez, dentro de una ponencia clave sobre empleo. En ella expuso su opinión, y la de muchos entre los que me incluyo, sobre el despilfarro de dinero y de recursos que suponen los planes de empleo y la mejora que supone la alternativa de acuerdos marco con empresas para conseguir lo mismo, pero con más estabilidad y calidad en el empleo.

Pues bien, el año pasado se concedieron incentivos fiscales a la creación de empresas (contemplaba ayudas directas de 1000 €), y la semana pasada se daba un paso más, publicando en el BOPA del 16 de abvril de 2015 el anuncio para poder optar a las subvenciones a la contratación destinadas a empresas. Están dotadas con un presupuesto de 50.000 €, y consisten en una ayuda igual a 3.000 € por contrato celebrado a jornada completa y por período mínimo de 6 meses. En el caso de contrataciones parciales, la cuantía se reducirá en proporción.

Estas ayudas, están destinadas a pequeñas empresas que ya dispongan de dos empleados, y tienen como finalidad dar el empujón necesario para que se animen a la contratación de jóvenes en paro. Además de los 3000 citados, se contempla un extra de un 20% cuando el contratado sea menor de 35 años.

Este anuncio evidencia que afortunadamente vivimos otros tiempos en el Concejo de Cangas del Narcea. Ahora los subsidios no van a encaminados a ser eternos, no hablamos de acciones caducas que lo único que hacen es paliar sin buscar soluciones al problema y solo obtienen como resultado, mantener a los jóvenes trabajando de plan de empleo en plan de empleo, sin oportunidad ninguna de romper la dinámica y desesperados porque no acaban de ver una salida a su situación.

Esta nueva perspectiva que se defiende desde el equipo de gobierno que dirige José Luis Fontaniella, busca romper ese círculo vicioso y que sean las empresas las que contraten porque son las que lo pueden mantener. El estado, y menos un ayuntamiento, no puede ser una agencia de se dedique a crear empleo, no es su función ni su razón de ser.

Las familias necesitan empleos de calidad y esto tampoco lo dan los planes de empleo, que si bien sirven para que los jóvenes se incorporen al mercado de trabajo y adquieran cierta formación, son insuficientes e ineficientes (y caros), cuando las bocas que alimentar son muchas. Este es otro motivo, por el que debemos trabajar porque las empresas crezcan y creen ellas el empleo.Si el empleo lo crean las empresas y los autónomos, y si les ayudamos a ello, será más fácil que esos puestos de trabajo de seis meses en seis meses subvencionados, puedan ser un empleo estable, con futuro y libre de subsidios. Al fin y al cabo, esto último, la perspectiva de que hay un mañana, es lo que hace que la población se asiente y establezca en un lugar. Si no queremos que nuestros jóvenes y nuestras familias se vayan de Cangas del Narcea, necesitamos que el empleo esté aquí, no en La Corredoria o alrededores.

La apuesta del Ayuntamiento por las empresas como motores de empleo, es la apuesta lógica y barata, es una apuesta por el futuro del concejo que rompe con el pensamiento socialista de hacer eterna la pobreza. Una administración debe tener como objetivo que sea innecesario dar ayudas, el fin último, es que no necesitemos subvenciones y que seamos capaces, de por nosotros mismos, salir adelante.

Es importante también tener claros los objetivos. En esto parece que el ayuntamiento también saca ventaja a los anteriores gobiernos y a los que vienen detrás prometiendo gastar un dinero que no existe. José Luis Fontaniella tiene un plan y sabe como llevarlo a cabo, los demás aún están esperando que se les ocurra algo o se lo dicten.

Los planes de empleo del Principado de Asturias, administración socialista que  a nadie se le olvide, tienen una duración de un año, de los cuales los primeros seis meses cobran 426 € en concepto de beca y los segundos seis meses el 60% del salario correspondiente al puesto que ocupen.

Por otro lado, tenemos la subvención que se asigna para que se busquen un tutor y haga “un seguimiento” del participante en el plan. En resumen todo es gastar y gastar para que al final del periodo, el joven de 26 años como edad máxima, vuelva al paro.

Con el planteamiento municipal, estos seis meses pueden ser solo eso, o si la cosa va bien y la empresa está contenta 1, 10, 20 o 30 años. Dependerá del trabajador, la empresa y la economía pero al menos es una posibilidad que con las políticas de siempre no existe. Podemos haber creado un puesto de trabajo con menos de la mitad que lo haría el PSOE, y con bastante más calidad.

Se crea empleo más estable y de mejor calidad, a un coste inferior. Se crea riqueza nueva y no se redistribuye la existente; podemos decir, que por primera vez se intentan políticas de empleo que funcionan. Algo está cambiando en Cangas del Narcea y esperemos que siga cambiando en Asturias con Mercedes Fernández. Los buenos ejemplos deberían cundir porque los malos ya lo han hecho bastante y durante demasiado tiempo.

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *