Planes Fallidos

recorte_tribunal_planEUna vez leí una frase que me parecía buenísima que servía de título para un artículo de Laura Sampedro en la Nueva España sobre la señora Valenciano y que me permito el lujo de tomar prestada. La frase en cuestión decía así: “Tropezar no es malo, encariñarse con la piedra, si”. Nunca valoraremos suficiente toda la sabiduría encerrada en esas pocas palabras.

Equivocarse es algo que está al alcance de todos, enmendar los errores solo al de unos pocos. Por desgracia lo común es que nos equivoquemos y sigamos en nuestras trece; sigamos creyendo que lo hemos hecho genial y si nos preguntan, en lugar de reconocer que ni locos haríamos lo mismo, decimos aquello de: “no me arrepiento de nada” o  “lo volvería a hacer sin dudarlo”. En definitiva, nos equivocamos y a la piedra le montamos un pisito en el Barrio de Salamanca para que esté cómoda.

Esto que es habitual en todos los mortales, causa especial trascendencia cuandoquien se empeña en el error es el aspirante a presidente del gobierno y como consecuencia de su terquedad nos queda un 25% de paro y un país arruinado durante generaciones (no exagero porque hay bonos a 10 años que pagaremos en 2020).

El Partido Socialista en 2009 lanzó lo que se vino a llamar Planes E, como acrónimo de “Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo”, que tenían como objetivo aumentar la inversión pública para disminuir el tremendo desempleo por el parón en la construcción. Este Keynesianismo exacerbado y de manual topó con un problema,  esto es España.

El PSOE pidió prestado ese dinero para dárselo a los ayuntamientos y diputaciones para que pusieran en marcha obras que generaran puestos de trabajo. Lo que sucedió al dar el dinero y olvidarse, como siempre, de vigilar su aplicación fue, a nivel nacional y según un reciente informe del Tribunal de Cuentas, lo siguiente:

  • Sólo el 15 % de los entes locales (ayuntamientos y diputaciones) priorizaron la creación de empleo como criterio para el reparto de las ayudas.
  • El 38% de los contratos se adjudicó a empresas que declararon que no iban a necesitar contratar nuevos trabajadores.
  • Las empresas que se comprometieron a contratar nuevos trabajadores incumplieron ese compromiso en el 13 % de los contratos.
  • El 69% de los contratados ya estaban ya estaban trabajando para las empresas, un 27 % seguía trabajando en junio de 2013 y un 11 % de ellos para la empresa que le contrató para realizar trabajos con cargo al Plan E.
  • Los ayuntamientos utilizaron el procedimiento negociado en el 42 % de los contratos y el 88 % de ellos sin publicidad.

De todo el dinero dado sin control, solo el 49% de verdad se utilizó para crear empleo y solo un tercio de los trabajadores seguía trabajando 3 años después; una décima parte de ellos en la misma empresa del Plan.

En Asturias la cosa no fue mejor. A finales de 2009, la Administración estimaba en 8.329 los puestos de trabajo generados por el ‘Plan E’ pero sólo 2.569 fueron cubiertos con parados. Cada nuevo contratado costó a la administración la nada desdeñable y escandalosa cifra de  83.408 euros. Pagarles por estar en casa hubiera sido más barato, raro que no se le ocurriera al PSOE.

Pocos ayuntamientos incluyeron clausulas para comprobar que se cumplía con lo estipulado y lo que era el objetivo del plan (contratación de trabajadores por ejemplo); algunos que las incluyeron ni siquiera valoraron ponerlas en práctica. Ejemplo de  Ayuntamiento que incluyó clausula pero no la quiso aplicar y sancionar a la empresa, fue el de Gijón.

El contrato para la  escuela infantil de Viesques (casi un millón de euros) fue dado a Construcciones Orcema, quien se comprometió a contratar a 122 desempleados, y siempre según el Tribunal de Cuentas, solo contrató a cuatro.

Seguimos en Asturias, aquí al lado y más concretamente en Ibias,  donde el mismo informe del tribunal de Cuentas sobre primer Plan, asegura que, de 10 proyectos en ninguno puso como requisito para las empresas que contrataran gente.  Esto tiene que hacer mucha gracia más allá del Connio.

Sin ir más lejos, aquí en Cangas del Narcea la fiscalía aún busca 600.000 €supuestamente ejecutados pero que no aparecen por ningún lado.

Pero no se crean que las chapuzas son exclusivas de los asturianos, en Málaga el mismo informe habla de irregularidades en el 90% de los contratos.

Está claro, con los diversos informes el tribunal de cuentas en la mano, que fue un desastre la ejecución, un chollo para los ayuntamientos y un desfalco para los ciudadanos que vimos como nos tienen que subir los impuestos para poder pagar estas ocurrencias.

Queda demostrado que hay errores muy caros y mientras zapatero sigue pagando su pena , llevando el cartel, mas que merecido, de peor presidente de la democracia; otros como Pedro Sánchez, creen que tenemos la misma memoria que Dori en Buscando a Nemo  y pretenden colarnos otros planes que llevan consigo mas deuda,  mas pobreza y a  la larga mas paro (con el primer plan E teníamos un 15% y al acabar el 2010 estábamos en el 20%). Hay errores que salen caros y repetirlos pues aún más.

Fuentes:

Manuel Menéndez

Nacido el 5 de julio de 1977, en la actualidad soy Asesor Jurídico en Educación, Deportes y Salud Pública en el Ayuntamiento de Oviedo, y opositor a Funcionario de la Administración Local con Habilitación de Carácter Nacional, categorías Secretaría de Entrada y Secretaría - Intervención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *