Se acuerdan de aquella estampa tan agresiva del Señor Trevín con un Candil? Hoy hemos descubierto que debía estar usándolo para buscar el dinero que su jefe nos estaba tangando a los asturianos y habitantes de comarcas mineras en Asturias.

 Publica la Nueva España, en su edición del Sábado 15 de Noviembre de 2014, como el Gobierno Socialista de Zapatero de los 8.052 millones de € comprometidos como fondos mineros, solo ingreso 4.538, en total 3.514 Millones menos.

Afirma también la noticia que fue pactado con los sindicatos, los mismos que un año después, en 2012, se rasgaban las vestiduras con un gobierno del PP; los mismos que empujaron a huelga a los mineros mientras callaron durante 6 años las vergüenzas del PSOE, poniendo la mano con forma de cazo; y los mismos que recibieron, esos si, los suculentos fondos para formación, hoy investigados por toda España y que solo sirvieron a mantener su estructura. Solo les importaba mantener su negocio en pie aunque perdiera Asturias y los asturianos.

  Hay que tener una jeta de granito para estar con las venas del cuello hinchadas, criticando al PP por “solo” dotar el plan de la minería con 650 millones; y ellos en 2008, entregar 196 millones a pesar de consignar 1.436. Cumplieron con poco más del 10% de lo presupuestado.

Con ese dinero, los asturianos podríamos haber terminado las grandes obras pendientes y atendido las carencias que en materia de infraestructuras tenemos y teníamos. Se podría haber usado para reformar nuestro tejido industrial, asignatura aún pendiente.

 Se podría haber hecho por aquel entonces el plan de lucha contra el desempleo que piden ahora,  pero con un coste menor, pues todavía no teníamos el 25% de paro que tenemos gracias a su “gestión”.

Podríamos haber hecho algo por frenar la emigración al centro de la región, creando puestos de trabajo aqui donde se perdieron; y se podría hacer algo más por paliar los problemas que la destrucción de la minería, acordada por Zapatero con Bruselas para el 2018, ya empezaban a anticipar.

 Es un poco triste ver, como después de perder todo ese dinero, el socialismo asturiano se rasga las vestiduras pidiendo ahora 500 millones adicionales en los PGE 2015, mientras callaron cuando no se ingresaban esos 3.514.

 Con el dinero pendiente podíamos haber acabado la Autovía a la Espina. Para el año 2015, tiene presupuestado en los Presupuestos Generales del Estado del Partido Popular, un importe de 12 millones (el PSOE pide 40 porque es gratis hacerlo), y con lo adeudado se podía haber acabado en el 2010.
Mientras el socialista “Pepiño” Blanco paraba las obras, el gobierno de ZP nos debía 482 millones.

 Si el gobierno socialista hubiera cumplido su palabra, se podría haber hecho laautovía hasta Cangas del Narcea. El coste de la misma era de 512 millones, 7 veces menos de lo que nos deben en total.

 En Octubre de 2013, según un artículo de la Nueva España, quedaban pendientes de invertir para acercar el AVE a Gijón, colocando Asturias a 2 horas y media de Madrid, 2.186 millones. Que fácil hubiera sido hacerlo por aquel entonces.

 Este año los socialistas, para compensar que el gobierno del PP acaba las obras a las que ellos renunciaron, exigen que se inviertan 500 millones y van a presentar enmiendas al presupuesto, solo por incordiar, pues a nadie se le deberia escapar que podrían haberlo hecho hace 6 años, cuando permitieron que se guardaran en el bolsillo 1.240 millones y nos dieran 196 de los 1.436 comprometidos.


Es fácil comprobar en la tabla (como si con lo que nos falta ya no fuera bastante), como a  pesar de prometer aumentar los fondos (pasaron de prometer 1.287 millones al tope de 1.472) la mejora no era real. Se pasó de un cumplimiento del 77% en 2006 (ni siquiera en prosperidad eran capaces de darnos lo que era nuestro) a un cumplimiento de poco mas el 60% en 2010.

 Los distintos gobiernos del PSOE de Areces han trabajado por su partido mas que por nosotros, y el actual de Javier Fernández más de lo mismo. El gobierno del ex alcalde de Gijón, entre casos mareas y niemeyers, no debió encontrar tiempo para exigirle a Madrid el cumplimiento de los planes de la minería y así nos fue.
Trevín y su candil fueron noticia unos días de 2012, hoy son un ejemplo más de la falta de vergüenza y ética personal que vemos en un sector de la izquierda de este país. Han pasado de intentar servir como símbolo de la lucha minera (algunos como Villa sabemos como fue su dedicación y su “remuneración”), a representar el beso de judas.